Saltar al contenido
Dietas y salud

Bajar peso

recomendaciones para bajar de peso

¿Por qué no puedo Bajar de Peso? Los Errores Más Comunes

Estás haciendo ejercicio, comes menos que antes, incluso has dejado de cenar, no consumes comida chatarra, tu dieta es a base de jugos y frutas y en tu opinión llevas una dieta saludable, ¡¿pero sigues sin bajar de peso?

cuidados de la salud al bajar de peso

Los errores qué nos impiden bajar de peso

Saltarte comidas o incluso dejar de comer… Éste es un error muy común que no ayuda en nada a bajar de peso, pues tu metabolismo se volverá más lento, ya que, al no tener comida, tu cuerpo buscará crear sus propias reservas, almacenándolas en forma de grasa. Por eso se recomienda dividir tus alimentos en 5 comidas al día, en periodos de tres a cuatro horas, así aceleras tu metabolismo y oxidarás grasas.

Los refrescos light no contribuyen

Los refrescos light no contribuyen en nada a adelgazar, pues a pesar de ser bajos en calorías existen estudios que aseguran que inflaman el estómago. Los jugos naturales también son un problema para bajar de peso, porque, aunque parecen inofensivos, por su alto contenido en fructosa se pueden transformar en grasa.

No dejes de consumirlos carbohidratos

El dejar de consumir carbohidratos por completo. No dejes de consumirlos, pues son necesarios para la absorción de proteínas, pero elige carbohidratos complejos como arroz, frijoles, lentejas, vegetales crujientes y pastas o panes integrales, ya que te aportan vitaminas, minerales y fibra.

Frutas solo en las mañanas

Frutas en malos horarios y con demasiadas calorías. Por la mañana no nos afecta tanto consumirlas, ya que necesitamos energía extra para rendir, pero si las comes en la noche o en horarios en los que estás más sedentario, pueden convertirse en esos kilos de más. Las frutas que sí puedes consumir durante todo el día son la manzana verde y los frutos rojos como fresas frambuesas, zarzamoras y moras, además contienen muchos antioxidantes.

Evita las margarinas

Evita las grasas saturadas como manteca o grasas transgénicas como la margarina. Cocina tus alimentos con poca grasa, a la plancha o al vapor. Sin embargo, las grasas son muy necesarias para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y cerebro, así que consume grasas buenas como pescado, aguacate, aceite de oliva o coco, nueces, cacahuates y almendras.

No abuses de los lácteos

Los lácteos inflaman tu estómago y tienen mucha grasa, pero si no puedes dejar de consumirlos opta por productos deslactosados light y agrega derivados de yogurth griego, pues además ser altos en proteína, favorecen una correcta digestión.

El exceso de sodio o sal

La sal refinada te hace retener líquidos y dificulta el buen funcionamiento de los riñones, provocando problemas en el corazón e hígado además eleva la tensión arterial, favoreciendo el sobrepeso y obesidad.

Procura no consumir alimentos enlatados o procesados

Pues contienen grandes cantidades de sodio. Al momento de cocinar, utiliza sólo sal de mar, ya que es baja en sodio y por su gusto más fuerte, se necesita menos cantidad para obtener un buen sabor, además de que combate la retención de líquidos y regula la presión arterial.

No comas cuando realices otras actividades, mucho menos cuando estés viendo una película, pues perderás la noción de lo que estás comiendo y cuando te des cuenta ya te habrás terminado un litro de refresco y un bote familiar de palomitas y quiera que no tu peso no disminuirá.

El no dormir lo suficiente

Al no dormir bien, tu cuerpo no se habrá recargado y reparado. Procura cenar dos horas antes de dormir, principalmente proteínas, pues tu cuerpo las necesitará para reconstruirse durante la noche.

Tomar alcohol

Todas las bebidas alcohólicas tienen demasiadas calorías y azúcares, a veces más que cualquier otro alimento y si le agregas refresco o jugo a tu bebida estas calorías se incrementan lo que causara que el peso corporal aumente.

El no tener un día para comer lo que a ti te gusta

Si no tienes un día a la semana para darte el gusto de comer esa hamburguesa o pizza, entonces podrías rendirte y tirarías por la borda los resultados adquiridos. Además, incorporar un cheat day a la semana, beneficia a tu cuerpo, acelerando su metabolismo. ¡Pero que sea sólo un día a la semana!

Evita el sedentarismo

Si no vas al gimnasio, aunque sea camina de 20 a 30 minutos o puedes bailar o hacer una rutina desde tu casa. El no hacer pesas también es un error. La gente piensa que entrenar con pesas puede endurecer la grasa o que puede convertirte en la versión del increíble Hulk. Ambos son mitos. De hecho, éste es el único ejercicio que te convierte en una máquina oxidadora de grasa las 24 horas del día.

Nunca te compares

Cada cuerpo es distinto y algunos tienen resultados más rápido que otros. No te rindas al no ver resultados inmediatos, la constancia es importante. Esto no es un sprint, es un maratón. Es decir, es un estilo de vida.

Así que cuida lo que comes y ponte en movimiento. Bajar de peso o subir es a veces fácil, pero mantenerse es el reto, así que a disciplinarnos y ser constantes. Espero que estos consejos te ayuden mucho y obtengan los resultados que desean.